La reducción de daños necesita financiación